Mauricio Gómez (Director de Defenzoores), Vladimir Flórez (Vladdo), Ana Milena Joya (Secretaria del Medio Ambiente de Medellín) y Leonardo Anselmi (Representante de la Fundación Franz Weber )

En la foto: Mauricio Gómez, Director de Defenzoores; Vladimir Flórez, Vladdo; Ana Milena Joya, Secretaria del Medio Ambiente de Medellín; y Leonardo Anselmi, Representante de la Fundación Franz Weber.

El jueves 20 de septiembre, se realizó el homenaje al Defenzoor del Año. En el evento se reunieron Mauricio Gómez, director de Defenzoores; Vladimir Flórez (Vladdo); Ana Milena Joya, Secretaria del Medio Ambiente de Medellín y Leonardo Anselmi, representante de la Fundación Franz Weber.

El diario El Colombiano resaltó, en su versión web, la labor de Defenzoores y reconoció como algo histórico este galardón y las funciones que la organización cumple en pro de la protección animal en el país.

Agradecemos a los asistentes que compartieron esta velada con nosotros y a las entidades que lo hicieron posible: Alcaldía de Medellín, Dirección de Gestión Logística e Infraestructura de la Universidad de Antioquia, Guías Verdes, Fundación Franz Weber y el Hotel Bolivariana Plaza.

def2

Sorpresas en la Octava versión del Defenzoor del Año

Por: Isabel Franco

Llena de sorpresas estuvo la octava versión del Defenzoor del Año, realizada el jueves 20 de septiembre, como es tradición, en el Paraninfo de la Universidad de Antioquia. Este evento, creado en 2005 por la Asociación Defenzoores, tiene como objetivo premiar públicamente a diferentes entidades o personas que sobresalgan en la promoción del Bienestar Animal tanto en el país como por fuera de este. En esta ocasión, el galardonado fue Vladimir Flórez, “Vladdo”, quien en el último año se destacó por dejar muy clara su postura crítica frente al trato que la sociedad le da a los animales, valiéndose puntualmente de sus caricaturas para llevar al público un fuerte mensaje antitaurino, además de acompañar de cerca a entidades defensoras de animales como Alto, plataforma animalista de la ciudad de Bogotá y de quien es cofundador. Vladdo recibió el premio de manos del rector de la Universidad de Antioquia y se mostró un poco inquieto al principio, pues como mencionó en su discurso entre chistes y comentarios audaces, que aún no ha realizado algo realmente significativo por la defensa y la protección animal.  Aseguró, sin embargo, que este reconocimiento otorgado por Defenzoores simboliza el comienzo de una nueva etapa donde su compromiso será continuar trabajando de manera mucho más eficaz por los animales.

Y si bien el objetivo de Defenzoores era entregar un premio destinado a resaltar las excelentes iniciativas en promoción del respeto por los animales, esta edición tuvo el gran privilegio de servir como marco para la primera entrega del galardón que la fundación suiza Franz Weber creó para reconocer a todas aquellas ciudades que se destaquen por tener políticas efectivas de Bienestar Animal. Un premio que en esta ocasión fue concedido a la ciudad de Medellín por ser pionera en proyectos del mejoramiento de la calidad de vida de los animales. Leonardo Anselmi, representante de la fundación para Latinoamérica y el sur de Europa, mencionó que este reconocimiento se le otorgaba a nuestra ciudad por ser la primera ciudad en Latinoamérica que ha incorporado a la población animal dentro de su Plan de Desarrollo, y por ser la primera en ejecutar proyectos tales como la creación de un Centro de Bienestar Animal, la creación de un escuadrón anti crueldad, la erradicación de los vehículos de tracción animal, las campañas de esterilizaciones e implantación de microchip, otras campañas de adopción y educación como las realizadas en los semilleros de Defenzoores; un trabajo que ya ha tenido repercusiones en otros países.

Después de la ceremonia, los asistentes tuvieron el placer de escuchar El Duo Bufo para Dos Gatos de Gioachino Rossini en las voces de dos excelentes sopranos, Lucrecia Ocampo y Alejandra Orozco, acompañadas por el pianista Diego Salazar. Posteriormente, Defenzoores ofreció un cóctel en el jardín del Edificio San Ignacio, acompañado de comida vegetariana y la excelente presentación de la bailarina María Isabel Ángel, quien sorprendió a todos con una versión moderna de la “Danza de la tigresa” de Shereé, bailarina de los años 40.

Una velada encantadora que dejó en los asistentes una gran satisfacción por el arduo pero hermoso trabajo que día a día realizan por la defensa y la protección de los animales, y que remarcó a su vez una gran responsabilidad al saber que todavía queda mucho por hacer. Desde ahora queda abierta la invitación para la próxima celebración del Defenzoor del Año, evento con entrada libre donde son bienvenidos todos aquellos que se identifiquen y quieran apoyar esta noble causa.

defInicio