Los animales, una fuerza política en Colombia.

Hace 13 años nadie creía que las propuestas políticas y electorales enfocadas exclusivamente al bienestar animal fueran a prosperar en Colombia, el tema de la defensa animal desde la política era para esa época algo accesorio, sin embargo en Medellín en el año 2007 ya el Concejo municipal aprobaba la primera política pública bienestar animal en Colombia, y estaba en marcha una campaña electoral de los grupos defensores de animales para que una de las 21 curules del Concejo estuviera dedicada a defender a los animales, era la primera vez en el país que se  presentaba a las elecciones un candidato 100% animalista. Y Para el 2008 los animales ya tenían una curul en el Concejo de Medellín con la representación de Álvaro Múnera, además de haber sido la curul más votada de su partido en esa ocasión.

Hoy Colombia se convierte en ejemplo mundial teniendo más de 20 representantes en corporaciones municipales, departamentales y locales, elegidos el pasado 27 de octubre con la bandera netamente animalista, y casi todos con la votación más alta de sus partidos, después de 13 años la defensa de los animales es uno de los temas más importantes en la política nacional, esto gracias al ejemplo de éxito que, desde Medellín en un principio, y luego desde otras regiones, fue haciendo crecer la confianza no sólo en la política animalistas sino en la política en general como medio para mejorar las condiciones de vida de todos los seres que habitan el país.

Sin necesidad de un partido único netamente animalista, los defensores de los animales  han sabido integrarse a diferentes colectivos políticos para triunfar con gran apoyo popular, enriqueciendo también el perfil social de cada partido.

También les fue muy bien a los animales en algunas alcaldías y gobernaciones, donde los candidatos que expresaron su apoyo a la causa animalista quedaron elegidos como alcaldes y gobernadores, y podrán trabajar integrados a concejales y diputados por un país cada vez más incluyente.

Hay que agradecer el esfuerzo de cada uno de los candidatos animalistas de todas las regiones de Colombia, que adelantaron arduas campañas electorales, a los que terminaron con grandes votaciones y también para los que no alcanzaron a ser elegidos, porque sentaron un precedente histórico, y demostraron que la unión por un objetivo común, y a veces en medio de las diferencias, puede lograr mejorar la vida de miles de animales y elevar el nivel de conciencia de una sociedad.

“La grandeza de una nación se mide por el buen trato que da a sus animales» Mahatma Gandhi

inicio

*si quieres recibir nuestro boletín mensual dejános tu email en boletin@defenzoores.co

Deja un comentario