Durante 2018, continúa el convenio académico entre Defenzoores y la Universidad Minuto de Dios, Uniminuto.

En esta institución, la práctica profesional hace parte de la asignatura Responsabilidad Social; una asignatura obligatoria para todas las carreras que ofrece esta universidad. Durante el curso, gracias a este convenio, los estudiantes desarrollan diversos proyectos enfocados en conocer y divulgar la normatividad que ampara el cuidado y la protección de los animales en Colombia.

La práctica, que inicialmente se desarrolla en torno a una serie de encuestas diseñadas para profundizar conocer lo relativo a la convivencia de la comunidad con los animales en Medellín, ha extendido su marco de acción al generar nuevas actividades en diversos ámbitos.  Una muestra de ello es la actividad desarrollada por Sonia Castañeda, administradora en salud ocupacional, egresada de la Uniminuto, quien describe su experiencia de la siguiente manera:

“Fue algo muy enriquecedor.  Nosotros inicialmente contactamos a Defenzoores, porque nos gusta mucho el tema de los animales y pensábamos que la única opción era trabajar con unos cuantos animales, y aquí entendimos que era hacer algo por los animales. Teníamos la idea de ir a cuidar animalitos, en un albergue, por ejemplo. Ya luego nos dimos cuenta de lo valioso que es hacer algo a futuro, de más largo aliento, a través de la pedagogía social”.

Sonia, junto con una compañera de estudios, ambas procedentes de Jardín –Antioquia- propusieron  trabajar en su comunidad de origen una serie de charlas y video foros académicos para promover la adopción en vez de la adquisición consumista de las mascotas por una raza equis o con información parcial o mediática en torno a estas especies. Esa vez, contaron con el apoyo de los niños de un hogar juvenil campesino.

“Hicimos unas presentaciones sobre el maltrato animal, sobre el proceso de adopción y salimos con los niños a repartir unos volantes. Estas actividades fueron bien acogidas por la comunidad, a la que también le mostramos distintos videos, para detonar diversas reflexiones con relación a este tema”.

Así, la práctica no solo ayuda a amplificar la voz de la protección a los animales, al irradiar a otros municipios; algo que incentiva a los estudiantes a conocer mejor su propia comunidad y a generar proyectos y a trabajar en favor de esta.

Para Elizabeth Muñoz Pérez, docente de prácticas de responsabilidad social, el convenio ha colmado los requerimientos y principios de la Universidad, pues Uniminuto, según sus palabras “es una universidad que tiene en su estructura la parte social, y una de las organizaciones que está respondiendo desde su accionar diario a esta faceta es Defenzoores”. La justificación para que exista, en consecuencia, un convenio entre Defenzoores y esta universidad.

Según Elizabeth, desde la universidad se quiere generar una cultura más consciente con relación al trato y los cuidados de los animales de compañía y los animales silvestres, y para lograr esto, la pedagogía es tal vez, la mejor fórmula.  Según ella, Defenzoores propicia que los estudiantes se empoderen cada vez más y sientan que son responsables de los animales, una manera de generar otros comportamientos como cohabitantes del Planeta”.

 

Con el convenio, tanto Defenzoores, Uniminuto y estudiantes se verán beneficiados mutuamente ya que le brinda una alternativa sostenible en tiempo y espacio a los estudiantes; brinda la posibilidad a la universidad de cumplir con sus programas académicos; y le da a la comunidad más opciones para conocer y educarse en temas de cuidados, defensa y protección para animales de compañía y silvestres.